top of page
  • Foto del escritorInnermetrix Latinoamérica

3 enfoques para contratar a los mejores talentos



¿Se pregunta si es buena idea contratar a un "comodín"? La respuesta es no. Todos hemos cometido errores de contratación. La contratación de los mejores talentos comienza con una estrategia de reclutamiento. El principal error de contratación que cometen los dueños de pequeñas empresas es tener expectativas poco realistas cuando contratan personal. Tienden a querer empleados que puedan hacer un poco de todo.


Esta es una mentalidad natural cuando se inicia un nuevo negocio, ya que se quiere contratar al menor número de personas posible al principio. Sin embargo, esto puede dejar a su empresa con una plantilla de generalistas, sin que brille en un área en particular.


En lugar de buscar candidatos de todo tipo, considere la posibilidad de utilizar uno de los siguientes modelos de contratación para identificar verdaderos especialistas que puedan aportar sus habilidades altamente desarrolladas al trabajo en cuestión.


Enfoque 1: Talento con capacidad vs. Talento “Cul-de-Sac”.


En el libro « El agente inmobiliario millonario », el autor Gary Keller identifica dos tipos de colaboradores: el Talento con capacidad y el Talento “Cul-de-Sac” (de callejón sin salida).


  • Los Talentos con Capacidad son personas que no sólo pueden hacer el trabajo para el que se les contrata, sino que pueden ir más allá y adoptar nuevas responsabilidades y tareas gracias a habilidades blandas bien desarrolladas y estilos de comportamiento adecuados a los roles. Son colaboradores que pueden pensar más allá de los requisitos básicos del trabajo y tener en cuenta cómo sus acciones afectarán a toda la empresa.

  • Los Talentos “Cul-de-Sac” (de callejón sin salida) son personas que pueden hacer bien el trabajo, pero nunca crecerán más allá de él. Se trata de colaboradores que realizan con diligencia las tareas básicas de su trabajo, pero que no son capaces de ver el panorama general y de progresar hacia un papel más amplio en el futuro.

Por ejemplo, imagine que está planeando contratar a un nuevo Agente de Ventas para que busque clientes potenciales y tenga citas con ellos. Si contrata un Talento “Cul-de-Sac" para cubrir este puesto, acabará con alguien que se desempeñe como se espera, trayendo suficientes clientes potenciales para cumplir con el objetivo. Sin embargo, si contrata Talento con Capacidad para ese puesto obtendrá a alguien que alcance los mismos resultados y que trabaje de forma proactiva en la mejora de sus habilidades de venta y que desarrolle nuevos procesos administrativos y de ventas para ayudar a que todo el negocio, funcione mejor.


El Talento con Capacidad le proporciona colaboradores que no sólo son capaces, sino que también trabajan con la vista puesta en las necesidades generales de la empresa. Con su iniciativa, ayudarán a hacer crecer el negocio mucho más rápido de lo que lo haría el Talento “Cul-de-Sac”.


Enfoque 2: Personas “T” vs. Personas “I”.


El concepto de personas en forma de T es popular entre los reclutadores profesionales. Describe a una persona que es capaz en varias áreas diferentes, pero que también es experta en un área concreta. Es probable que una persona de este tipo sea también un talento con "capacidad", como se ha descrito en la sección anterior, con su habilidad para pensar fuera de un estrecho rango de especialización.

En este modelo de contratación, la persona en forma de T se contrapone a la persona en forma de I, que es experta en un área pero no tiene otras habilidades (y, por tanto, puede ser un talento ”Cul-de-Sac“), y al generalista (representado por la barra transversal en la parte superior de la T), que tiene una serie de habilidades pero no es realmente experto en nada.

Esfuércese por contratar a personas con forma de T, ya que son mejores colaboradores que los especialistas en una sola disciplina con forma de I y los generalistas con barra cruzada. Han cultivado talentos secundarios que los hacen mucho mejores colaboradores. Las habilidades secundarias más comunes de las personas en forma de T incluyen "habilidades blandas" como la empatía, la capacidad de entender y apreciar los puntos de vista de los demás. Al mismo tiempo, también tienen experiencia en un área única para ayudar a satisfacer las necesidades especializadas de su empresa. La contratación de personas con estas habilidades blandas beneficiará a su organización a medida que crezca. De hecho, estas personas son las mas adecuadas para ayudarle a crecer.


Enfoque 3: El taburete de tres patas

El modelo del taburete de tres patas se refiere a la construcción de un enfoque de contratación que se apoya en tres requisitos:

  • Estrategia - En primer lugar, el modelo del taburete de tres patas requiere que se tenga en cuenta el estado actual del mercado de trabajo. Cuando el desempleo es bajo y el mercado dinámico, es difícil encontrar empleados, sobre todo las “super estrellas”. Por el contrario, cuando las malas condiciones económicas provocan una avalancha de candidatos desempleados, le resultará mucho más fácil atraer incluso a los mejores candidatos. Sin embargo, el reto será identificar a esas “super estrellas" entre el gran número de empleados potenciales con menos talento. El uso de evaluaciones como el perfil ADVanced Insights de Innermetrix para seleccionar a los mejores candidatos puede ayudarle a realizar un filtro muy preciso y acertado.

  • Personas - A continuación, hay que tener en cuenta cómo los mejores empleados tienden a pensar en sus carreras. Una persona con mucho talento está mucho más interesada en el crecimiento de su carrera que en hacer un movimiento lateral, por lo que la descripción del puesto y otros documentos de contratación en su proceso de reclutamiento deben hacer hincapié en las oportunidades a largo plazo para atraer a estos preciados empleados. Por ejemplo, los talentos con capacidad y los talentos con forma de T probablemente estarían interesados en trabajos que les permitan realizar una serie de tareas diferentes en lugar de centrarse en una estrecha gama de responsabilidades.

  • Proceso - Por último, debe reunir los dos primeros factores en un proceso de contratación bien diseñado y escalable que minimice la cantidad de tiempo y esfuerzo que usted y sus empleados dedican a la contratación, y maximice las posibilidades de encontrar e identificar a los mejores talentos.

Este enfoque de tres patas para el diseño de modelos de contratación es complementario a los otros dos modelos mencionados anteriormente. Esos modelos nos ayudan a entender cómo piensan los candidatos más deseables, y el taburete de tres patas a construir un modelo de adquisición de talento que atraerá a esos candidatos perfectos de primer nivel.


Encontrar el talento adecuado


Cada uno de estos tres enfoques de evaluación de candidatos para encontrar nuevos talentos tiene su propia forma de ver y clasificar el talento, pero todos ellos hacen hincapié en la necesidad de encontrar candidatos de alto nivel con verdadero talento, versatilidad y competencias transversales para cubrir sus puestos vacantes con éxito. Eso significa contratar a especialistas que no sólo dominen un conjunto de habilidades concretas, sino que también hayan aprendido a utilizar esas habilidades de diversas maneras. Adoptar uno o más de estos enfoques de contratación le ayudará a eliminar las conjeturas de la contratación.

¿Usted no prefiere saber, en lugar de adivinar? La vida de su empresa depende de ello.

¿Está listo para encontrar el mejor Talento?


Traducción y adaptación del artículo original de Kathy Bents de Wize Hire.

40 visualizaciones

Comentarios


bottom of page